miércoles, 24 de mayo de 2017

You could be mine




Despierto con un gato rubio dándome cabezazos. Me desperezo. Me rasco donde pica. Una meada. Aseo rápido. Hoy vaqueros y camiseta oscura (qué novedad), zapatillas y calcetines tobilleros. Café sin más historia. En la tele hablan del tiempo: sol y nubes, viento del oeste, nada de lluvia, las temperaturas al alza, lo de siempre. Las llaves. La cartera. El móvil. Y con un beso leve y un sayonara baby, ya abriendo la puerta de la calle. El ascensor averiado. La luz parpadeante. Bajo caminando los sesenta y tantos escalones. Saludo a un vecino. Otro contesta con un gruñido que interpreto como hola. Y por fin fuera, respirando los humos tóxicos del mundo: Babilonia, hijadeputa, recíbeme, también hoy, como me merezco.






acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario